ARTE CONTEMPORÁNEO
 Inicio / Quienes somos  /  Relación de Artistas  /  Artistas invitados    /  Foro de debate  /  Nuestros servicios   Concursos y Becas
 Galerías exposiciones  / Instituciones de Arte   / 
Nuevas tecnologías / Noticias de ArteImagen  /  Portal de Arte / Museos
Paco Puyuelo - escultor

Paco Puyuelo nació en 1967 en Peralta de Alcofea(Huesca-España). Vivió en Barbastro y con el tiempo fijó su residencia familiar en Monzón.

En su casa taller, bajo la ciclópea masa de piedra del castillo que los templarios tallaron en la roca del Terciario, se gestó su alma de creador de formas sobre el soporte de los más diversos materiales: madera, piedra, escayola, mármol.
Sus primeros años de escultor discurren en el más profundo academicismo de las canterías: sillares, escudos, arcos, estatuas. Entre el sudor y el polvo de su taller, al otro lado del cincel, se va tallando el perfil del artista mientras se difumina el del artesano al uso.

Su actividad docente en distintas escuelas-taller del Alto Aragón le reportan los medios económicos para vivir , cambien, la necesaria experiencia para dar su salto mortal. Tan vital como renovador.

Paco se traslada a París. Deja casa, cama y cubiertos y es acogido por Carlos Ragazzoni, el consagrado escultor argentino del reciclaje. Una vieja estación de tren abandonada en el centro de la ciudad de la luz ve nacer, de las manos de ambos artistas, todo un ecosistema de formas: una fauna de chapa y piedra tosca. Aviones metálicos de Ragazzoni con cabezas partidas del alabastro aragonés de Puyuelo.

El taller-estación-galería es un continuo torrente de gente interesada en ver qué es lo que allí se cuece por cocineros de lo más dispar: pintores, escultores, fotógrafos, músicos...

Otros aragoneses reparan en las piedras de Puyuelo, Ángel de Orensanz se estremece con Paco y juntos crean tertulia creativa. William Abelló, hijo de montisonenses, afamado creador de espacios cinematográficos, también gira su cabeza hacia las esculturas de Paco.

Desde aquí en la orilla del Cinca, se oyen los martillazos de Puyuelo, que cada vez malla mas fuerte y con mejor temple.

Pronto se oirán en todo el mundo.

 

 

 

<<atrás <<volver a inicio